Villamarco de las Matas

Productos de León

En este sitio intentamos ofrecerte la información que necesitas y no más para conocer los diferentes productos representativos de la provincia leonesa, y los lugares donde puedes adquirirlos sin perderte en directorios o publicidad interminable.

León es una de las regiones europeas con mayor número de productos tradicionales derivados de la actividad agropecuaria. Además esa variedad de alimentos se caracteriza por ser de gran calidad, primando los métodos de elaboración artesanal - tradicional lo más naturales posible. Su clima y ganadería ofrecen al mercado un amplio número de alimentos: productos de huerta, frutas, vinos, quesos, embutidos, cecinas, legumbres, miel, dulces... que hacen del sector agroalimentario uno de los más importantes de esta región española.

No sólo León dispone de buenos alimentos también su caracter de tierra de paso, la cruzan dos de los grandes itinerarios de la península la Vía de la Plata y el Camino de Santiago, le ha conferido un alto desarrollo hostelero, estos establecimientos durante siglos han ido perfeccionando culinariamente estos productos naturales para conseguir su máximo sabor en exquisitas recetas que dejan contento al más exigente peregrino.

Alimentos naturales

Como se expone en la introducción del portal la provincia posee gran cantidad de productos de alta calidad, su caracter artesanal y natural es lo que les confiere un atractivo especial. Si bien hemos seleccionado los que tienen una mayor representatividad.

En las secciones se describen los caracteres fundamentales de cada producto: descripción, elaboración, gusto, consumo y conservación. Además en base a nuestra experiencia y a opiniones de expertos hemos seleccionado los fabricantes que dentro de cada producto destacan sobre el resto.

La provincia leonesa se caracteriza por tener un clima continental moderado, con zonas de montaña que mantienen a lo largo del año temperaturas bajas. Esta configuración del clima ha hecho que las diferentes generaciones de leoneses utilizaran los curados como elemento importante en sus dietas, durante los inviernos se procedía a curar las matanzas para poder alimentar a las familias durante todo el año. Estos sistemas de curación fundamentalmente han sido con sal y humo o adobo y humo, añadiéndoles el clima el resultado es perfecto.

Esta tradición cultural nos ha dejado unos procesos de curación y unos productos curados exquisitos. Como son la cecina, el chorizo, el salchichón...

 

La cecina de León

La cecina de León es carne de vaca curada, se elabora en toda la provincia de León si bien la montaña es el clima perfecto para su lento proceso de curación.

Elaboración: Se utiliza únicamente los despieces de los cuartos traseros de ganado vacuno (tapa, babilla, contra y redondos) y sal. Comienza la elaboración de la cecina con su recorte, salado y ahumado. Existen procedimientos artesanales e industriales para su elaboración, recomendamos las cecinas elaboradas artesanalmente por su gran diferencia de sabor. Una vez ahumada se procede a su curación durante un mínimo de 8 meses, mientras mayor es la duración de este paso mejor es el resultado final. Tendrá un color tostado, pardo, ligeramente oscuro con vetas grasas que le proporcionan una mayor jugosidad.

Gusto: La cecina tiene un sabor propio, es poco salada y de consistencia poco fibrosa. El ahumado ayuda a potenciar el rico aroma y sabor.

Consumo: A pesar de la gran cantidad de platos que se pueden preparar, para apreciar todo su sabor se debe cortar en finas láminas y rociarla con un chorrito de aceite de oliva.

1578-cecinas-de-leon-geraeucherter-rinderschinken-spanien.jpg

Botillo del Bierzo

El botillo del Bierzo es una tripa gruesa en la que se embuten diversos tipos de carne de cerdo adobada. Se consume por toda la provincia pero es es un producto típico fundamentalmente de la comarca berciana.

Elaboración: Esas carnes que lo componen son la costilla de cerdo, como ingrediente principal, y el rabo de cerdo, también puede llevar otros como la lengua, el espinazo... Todas estas carnes son adobadas con sal, pimentón, ajo y especias, dándole ese color rojizo característico. Debidamente troceadas se embuten las carnes en tripas gruesas, para su ahumado con roble o encina y posterior secado. El tiempo total del proceso es de sólo una semana, se trata por tanto de un producto semifresco aunque lo hemos incluido dentro de los productos curados en nuestra clasificación.

Gusto: El pimentón y la carne de cerdo hacen de este embutido un producto de sabor intenso y muy sabroso.

Consumo: La mejor forma de degustarlo es cocerlo a fuego lento añadiéndole patatas y berza, unos chorizos frescos en esa cocción ayudarán a dar pleno sabor al plato.

Conservación: Se trata de un producto semifresco y por tanto es recomendable conservarlo en el frigorífico hasta su preparación.

botillo4h.jpg

Embutidos

Los embutidos de carne de cerdo son muy tradicionales en la provincia leonesa, adobados y curados al humo podemos destacar el chorizo, el salchichón y el lomo.

Elaboración: El chorizo es el más representativo y se elabora a partir de magro y panceta de cerdo picados y adobados con pimentón, ajo, sal,... se embute en pequeñas piezas con forma de herradura, un poco de humo y unas 4-5 semanas de curación hacen el resto, el resultado es un chorizo de máxima calidad. El salchichón sigue el mismo proceso que el chorizo con un plazo menor de curación, se utilizan diferentes especias en su adobo para obtener su sabor característico. Por último tenemos los lomos curados, los lomos de cerdo son adobados con pimentón, aceite, sal... también se ahuman ligeramente y se curan al aire durante apróximadamente cuatro meses, según su tamaño, una curación lenta le otorgará unas características organolécticas inmejorables.

Gusto: El chorizo tiene un sabor intenso ligeramente picante y es de textura agradable. En cuanto al salchichón la mezcla de especias le confiere un sabor carácterístico muy sabroso. El lomo tiene una textura de consistencia muy poco fibrosa y regusto exquisito.

Consumo: Todos ellos poseen un gran sabor y por tanto sólo se deben acompañar por un buen pan, en láminas finas el lomo y en rodajas más gruesas el chorizo y el salchichón.

embutidos-ibericos.jpg

Quesos leoneses

León abarca quesos de todo el noroeste español, desde los tradicionales quesos gallegos a los cantábricos pasando por los castellanos. Si bien el más laureado actualmente es un queso azúl de leche de cabra elaborado en los pueblos que habitan la cordillera.

Tampoco hay que olvidar los quesos de vaca y de oveja, el queso de pata mulo es el máximo exponente del queso de vaca en la provincia con fuerte tradición en las tierras de Villalón.

queso-pastor-de-mansilla-250x250.jpg

 

Queso azul de Valdeón

El queso de Valdeón se encuadra dentro de la familia de los quesos azules, y es elaborado de forma artesanal en los Picos de Europa.

Elaboración: La leche procede de vacas de raza pardo alpina con un alto grado de pureza, cabra y oveja, que pastan en el valle de Valdeón. Comienza la elaboración del queso con el pasterizado de la leche de vaca y cabra. Se le da al Queso Azul su forma cilíndrica , con caras planas. Hecho esto entra el queso en su fase de maduración que como mínimo ha de ser de 2 meses. Los quesos se recubren con hojas de plágamo. A partir de ese queso se obtiene mediante un meticuloso proceso la crema de queso.

Gusto: Su sabor es intenso, ligeramente láctico, mantecoso, fundente al paladar y con un persistente aroma .

Consumo: Ideal para consumir extendiéndolo sobre pequeñas porciones de pan de hogaza y acompañándolo con un buen vino de cuerpo fuerte.

Conservación: Para conservarlo en buen estado, conviene colocarlo en lugar oscuro, fresco y ventilado sin corrientes de aire para que no se reseque.

g-110509141653-1.jpg

Vino del Bierzo

El vino del Bierzo se elabora con uvas de la comarca del Bierzo las variedades principales son entre las tintas la mencia y entre las blancas, doña blanca y godello. El microclima de la comarca semi-húmedo y templado es muy adecuado para el cultivo de estas viñas.

Elaboración: A partir de las diferentes variedades de uva se elaboran los distintos tipos de caldos bercianos, mezclando estas variedades se obtienen vinos blancos, tintos jóvenes, viejos sin crianza, rosados, crianza y reserva. Los vinos blancos y tintos jóvenes son vinos del año que en el caso de los tintos utilizan en sus mostos al menos un 70% de uva mencía. Para los crianza y los reserva el tiempo de producción pasa de los 2 años, primero en barricas de roble y luego en su propia botella, llegando en los reserva tintos a los 3 años.

Gusto: Los vinos blancos presentan colores claros con reflejos amarillo pajizo mientras que en los tintos predomina el rojo guinda. El aroma frutal es característico de los vinos blancos y los frutos silvestres el de los tintos. Respecto al gusto son equilibrados en taninos y acidez, con retrogusto persistente de la variedad.

Consumo: Válidos para acompañar cualquier buen plato de comida, y por supuesto para tomar de tapeo.

Conservación: En lugares frescos protegidas las botellas de la luz solar.

74vinas-del-bierzo-tres.jpg

En Santas Martas tienes una tienda de embutidos:

http://www.hompanera.com/

Date de dernière mise à jour : 15/04/2013